Ensaladas divertidas y verduras coloridas para tu familia

Las verduras son ingredientes tan versátiles, diferentes en sabores, texturas, colores, formas, olores que nos dan miles de posibilidades para preparar ensaladas y recetas con verduras que sean alegres, variadas y divertidas. Simplemente teniendo esto en la mente, usando nuestro amor y creatividad podemos pasar de hacer recetas aburridas que nadie quiere comer a ensaladas de verduras llenas de sorpresas en pocos minutos. Usando todas las opciones que las verduras nos dan, podemos dar a nuestra familia salud, nutrición y mucha diversión en una ensalada.

Aquí te daré algunos trucos fáciles y rápidos que ayudarán a que tus verduras y ensaladas sean curiosas, originales y coloridas. Hasta podrás hacer que la misma ensalada luzca y parezca diferente la siguiente vez que la prepares. Si sigues estos fáciles consejos, obtendrás ensaladas de verduras que no son aburridas y que son apetitosas… Ya sabes, el gusto entra por los ojos!

1. Escoge verduras de diferentes colores para tus ensaladas, piensa en el arcoiris al momento te comprar en el supermercado y compra menos cantidades pero más colores. Por ejemplo si vas a comprar 3 pimientos rojos, prefiere 1 pimiento amarillo, 1 pimiento rojo y 1 pimiento verde; si vas a comprar 4 zuchinni verdes (suquini o calabacín), compra 2 verdes y 2 amarillos; si vas a comprar 200 gramos de fréjol (fríjol), compra 75 gramos de fréjol rojo, 75 gramos de fréjol blanco y 75 gramos de fréjol negro. Ese es el concepto pero deberás aplicarlo de acuerdo a las verduras y variedad que exista en el supermercado de tu ciudad.

2. Opta por variedad de formas y tamaños al comprar tus verduras. Igualmente, escoge más variedad e imaginate la forma y las texturas. En un estofado de verduras por ejemplo, en el que vas a usar zanahorias en redondos, utiliza 1 zanahoria grande y 3 zanahorias baby (las pequeñitas), en redondo, el contraste le da diversión y sorpresa para tu familia. Para esto, al momento de escoger las verduras para tus ensaladas, en vez de comprar 8 tomates compra una canastita de tomates pequeñitos (baby, coctail o cherry), 3 tomates pequeños y 3 tomates medianos; en vez de comprar 2 lechugas iguales, compralas diferentes y toma unas hojas del un tipo de lechuga y otras del otro tipo y mézclalas. Puedes agregar a tus ensaladas de lechugas, unas hojitas de albahaca enteras, o recula (rúgula), o puedes comprar un mix de lechugas, depende de las opciones que encuentres en tu ciudad.

3. Usa tu imaginación y libérate de las ideas que tienes fijas en tu mente. Pregúntate, porqué debe ser así? Toma las verduras con amor, haz una ensalada o receta de verduras con alegría, con locura, con diversión. Esto no te va a tomar más tiempo, es más bien un cambio de ángulo de ver a las verduras. En vez de cortar siempre en juliana, corta en triángulos (los quesos, los pimientos, las berenjenas. En vez de cortar en cuadrados, por ejemplo las zanahorias, usa zanahorias baby (las pequeñitas) y córtalas en redondos. El queso, usa el instrumento para sacar bolitas de melón y saca bolitas de queso. Si tienes más tiempo haz estrellas con el pepino pepinillo), con la zanahoria, con el suquini (calabacín).

En resumen, mezcla colores, mezcla formas, mezcla texturas diferentes, imagina el crunch de un pimiento amarillo, la explosión en tu boca de un tomate cherry, el chi, chi, chi de un apio… Date a ti y a tu familia más alegría y diversión, prepara las ensaladas de verduras con amor!

Al momento de ir al supermercado, quiero que pares y te tomes un momento para abrir tu mente. Esta vez no vas a comprar las cosas por hábito, vas a comprar, con el mismo presupuesto, menores cantidades pero más variedad. Respira y piensa en diversión, alegría, en el arcoiris y mira todas las variedades de colores, sabores, texturas, opciones y tamaños que encuentras en el supermercado. Luego escoge y, al momento de preparar algo con verduras, ya sea una ensalada, una sopa, un estofado, etc., piensa en abrir tu mente y cambiar la forma en que cortas las verduras, los colores que usas. Trata de mezclar texturas, tamaños, colores. Cuéntame cómo te sentiste, qué aprendiste, cómo cambió tu receta. Talvez tus hijos dijeron algo? Tu esposo? Cuéntame tu experiencia. — Luisa Fernanda

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s